Mercy Hospital & Health Services Contact Us
MyChart
About Mercy
Join Our Team
set font size large set font size medium set font size small
email this page print this page
Health Illustrated Encyclopedia Banner
Health Illustrated Encyclopedia

Disclaimer:
Our Health Information Database is provided by A.D.A.M. the leading provider of electronic and printed information for professionals and consumers in healthcare and industry. It provides authoritative, reliable content written and reviewed by an editorial board who represent a variety of specialty areas. This board reviews and evaluates all healthcare information to ensure it is accurate, reliable, and can be used with complete confidence. And now you have access to the same authoritative, trusted clinical information relied upon by health professionals around the world.
Infección aguda del oído

Definición

Es una de las principales razones más frecuentes por la que los padres llevan a sus hijos al médico. Si bien existen diferentes tipos de infecciones del oído, la más común de ellas se denomina otitis media, que consiste en la inflamación e infección del oído medio, el cual se encuentra localizado justo detrás del tímpano.

El término "agudo" hace referencia a un episodio corto y doloroso. Una infección en el oído que dure mucho tiempo o que aparezca y desaparezca se denomina otitis media crónica.

Para buscar enlaces a otros tipos de infecciones en el oído, ver el artículo sobre otitis.

Nombres alternativos

Otitis media aguda; Infección del oído interno; Infección aguda del oído medio

Causas

Para cada oído, una trompa de Eustaquio va desde el oído medio hasta la parte posterior de la garganta. Esta trompa drena líquido que normalmente se produce en el oído medio. Si la trompa de Eustaquio resulta bloqueada, se puede acumular líquido. Cuando esto sucede, los gérmenes como bacterias y virus se pueden multiplicar y pueden causar una infección.

Las infecciones del oído son comunes en los bebés y en los niños, en parte porque sus trompas de Eustaquio se obstruyen fácilmente.

Las infecciones del oído también pueden ocurrir en adultos, aunque son menos comunes que en los niños.

Cualquier cosa que provoque la inflamación o irritación de las trompas de Eustaquio provoca que se acumulen más líquidos en el oído medio detrás del tímpano. Estas causas abarcan:

  • Alergias
  • Resfriados e infecciones sinusales
  • Exceso de moco y de saliva producidos durante la dentición
  • Infección o agrandamiento de adenoides
  • Humo del tabaco u otros irritantes

Las infecciones en el oído también son más probables si un niño pasa mucho tiempo bebiendo de un vaso o botella para tomar sorbitos mientras está acostado boca arriba. Contrariamente a la opinión generalizada, el hecho de que entre agua en los oídos no provoca una infección aguda en ellos, a menos que el tímpano tenga un agujero a causa de un episodio previo.

Las infecciones del oído se presentan con más frecuencia durante el invierno. Uno no puede contraer una infección del oído de alguien más, pero un resfriado puede propagarse entre los niños y hacer que algunos de ellos contraigan este tipo de infecciones.

Los factores de riesgo para las infecciones del oído abarcan los siguientes:

  • Asistir a guarderías (especialmente aquéllas con más de 6 niños)
  • Cambios de altitud o de clima
  • Clima frío
  • Exposición al humo
  • Factores genéticos (la susceptibilidad a las infecciones puede ser hereditaria)
  • No ser amamantado
  • Uso de biberones
  • Infección reciente del oído
  • Enfermedad reciente de cualquier tipo (disminuye la resistencia del cuerpo a la infección)

Síntomas

El signo más claro en los bebés a menudo es la irritabilidad frecuente y el llanto inconsolable. Muchos bebés y niños presentan fiebre o tienen problemas para dormir. Los padres a menudo creen que halarse las orejas es un síntoma de infección del oído, pero por medio de algunos estudios se ha demostrado que el mismo porcentaje de niños que son llevados al médico se halan las orejas sin importar si sus oídos están infectados o no.

Los síntomas en niños mayores o adultos abarcan:

Es posible que el niño desarrolle síntomas de resfriado o que la infección del oído se inicie un poco después de haber pasado un resfriado.

Todas las infecciones agudas del oído involucran la presencia de líquido detrás del tímpano.

Pruebas y exámenes

Se le preguntará si ha tenido algunas infecciones del oído en el pasado y si su hijo (o usted, si es el paciente) ha tenido algunos síntomas de un resfriado o alergias recientemente.

El médico llevará a cabo un examen físico que incluirá una evaluación de la garganta, los senos paranasales, la cabeza, el cuello, los pulmones y los oídos. El médico examina también el interior del oído, utilizando un instrumento llamado otoscopio. Si está infectado, puede haber áreas de matidez o enrojecimiento o puede haber burbujas de aire o líquido detrás del tímpano. Este líquido puede tener sangre o estar lleno de pus. El médico también busca cualquier signo de perforación (un agujero) en el tímpano.

Se puede recomendar una audiometría si hay un antecedente de infecciones persistentes del oído (crónica y recurrente).

Tratamiento

Algunas infecciones del oído se alivian sin problema por sí solas sin necesidad de antibióticos. A menudo, todo lo que se necesita es tratar el dolor y dejar que el cuerpo sane por sí mismo.

  • Aplique agua tibia con compresas o con una botella en el oído afectado
  • Use en los oídos gotas analgésicas óticas de venta libre o pregúntele al médico respecto a gotas óticas formuladas para aliviar el dolor
  • Tome medicamentos de venta libre para el dolor y la fiebre, tales como ibuprofeno o paracetamol. NO le dé ácido acetilsalicílico (aspirin) a los niños.

TODOS los niños menores de 6 meses con fiebre o síntomas deben ser vistos por el médico. A los niños mayores de 6 meses se les puede vigilar en casa si no tienen:

  • Una fiebre superior a 102° F (38.8º C)
  • Dolor u otros síntomas más graves
  • Otros problemas médicos

Si no hay ningún mejoramiento o los síntomas empeoran, programe una cita con su médico para determinar si se necesitan antibióticos.

ANTIBIÓTICOS

Un virus o bacteria puede causar infecciones del oído. Los antibióticos no aliviarán una infección causada por un virus, por lo que muchos médicos ya no prescriben antibióticos para toda infección del oído. Sin embargo, todos los niños menores de 6 meses con una infección en el oído se tratan con antibióticos.

Es más probable que el médico prescriba antibióticos si:

  • El niño tiene menos de dos años de edad
  • Tiene fiebre
  • Parece enfermo
  • No mejora en 24 a 48 horas

Verifique que usted o su hijo tomen los antibióticos todos los días y terminen todo el medicamento, en lugar de suspenderlo cuando los síntomas desaparecen. Si los antibióticos no parecen estar haciendo efecto al cabo de 48 a 72 horas, consulte con el médico. Es posible que sea necesario cambiar a un antibiótico diferente.

La amoxicilina comúnmente es la primera opción. Otros antibióticos que se pueden administrar son azitromicina o claritromicina, cefdinir, cefuroxima, cefpodoxima, clavulanato/amoxicilina (Augmentin), clindamicina o ceftriaxona.

Los efectos secundarios de los antibióticos abarcan náuseas, vómitos y diarrea. También se pueden presentar reacciones alérgicas, pero son poco frecuentes.

Algunos niños que tienen infecciones repetitivas, que parecen desaparecer en los intermedios, pueden recibir una dosis diaria de antibióticos más pequeña para prevenir nuevas infecciones.

CIRUGÍA

Si una infección no desaparece con tratamiento médico normal o si un niño tiene muchas infecciones durante un corto período de tiempo, el médico puede recomendar la colocación de tubos de timpanostomía.

  • En este procedimiento, se introduce en el tímpano un tubo diminuto, dejando abierto un pequeño orificio que permite la entrada del aire para que los líquidos puedan drenar por la trompa de Eustaquio con más facilidad. La inserción del tubo de timpanostomía se realiza bajo anestesia general.
  • Estos tubos usualmente se desprenden por sí solos; de no ser así, el médico los puede retirar en su consultorio.

Si las vegetaciones adenoides están agrandadas, se puede considerar su extirpación quirúrgica, especialmente si usted sigue teniendo infecciones del oído. La extirpación de las amígdalas no parece ayudar con las infecciones del oído.

Grupos de apoyo

Pronóstico

Las infecciones del oído se pueden tratar, pero pueden presentarse de nuevo en el futuro y pueden ser muy dolorosas. Si a usted o a su hijo se le receta un antibiótico, es importante terminar todo el medicamento según las instrucciones.

Posibles complicaciones

Generalmente, una infección de oído es una afección simple sin complicaciones. La mayoría de los niños desarrolla una pérdida auditiva menor y temporal durante y justo después de una infección del oído. Esto se debe al líquido que permanece en el oído.

El líquido puede permanecer detrás del tímpano incluso después de que la infección se haya aliviado.

Ver: otitis media exudativa

Otras complicaciones potenciales de la otitis media incluyen:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al pediatra si:

  • El dolor, la fiebre o la irritabilidad no mejoran entre 24 y 48 horas.
  • En un comienzo, el niño parece estar más enfermo que simplemente por una infección en el oído.
  • Su hijo presenta fiebre alta o dolor severo.
  • El dolor severo cesa de repente, lo cual puede ser indicio de ruptura timpánica.
  • Los síntomas empeoran.
  • Aparecen nuevos síntomas, especialmente dolor de cabeza severo, mareo, inflamación alrededor del oído o fasciculaciones de los músculos de la cara.

Si se trata de un niño menor de 6 meses, infórmele al médico inmediatamente si éste desarrolla fiebre, incluso si no presenta ningún otro tipo de síntomas.

Prevención

Usted puede reducir el riesgo de infecciones del oído de su hijo poniendo en práctica lo siguiente:

  • Lave las manos y juguetes frecuentemente.
  • Si es posible, escoja una guardería que tenga una clase con 6 niños o menos, ya que esto puede reducir los riesgos del niño de contraer un resfriado o una infección similar y esto, a su vez, lleva a menos infecciones de oído.
  • Evite el uso de biberones.
  • Amamante al niño, ya que esto lo hace mucho menos propenso a las infecciones del oído. Pero si alimenta al niño con biberón, sosténgalo en posición de sentado y erguido.
  • No exponga al niño al humo indirecto del tabaco.
  • Constate que las vacunas del niño estén al día. La vacuna antineumocócica evita las infecciones por las bacterias que más comúnmente ocasionan las infecciones agudas del oído y muchas infecciones respiratorias.
  • Evite el uso excesivo de antibióticos, ya que esto puede llevar a que se presente resistencia a ellos.

Referencias

American Academy of Pediatrics Subcommittee on Management of Acute Otitis Media. Diagnosis and management of acute otitis media. Pediatrics. 2004;113(5):1451-1465.

Paradise JL, Feldman HM, Campbell TF, Dollaghan CA, Rockette HE, Pitcairn DL, et al. Tympanostomy tubes and developmental outcomes at 9 to 11 years of age. N Engl J Med. 2007;356:248-261.

Ramakrishnan K, Sparks RA, Berryhill WE. Diagnosis and treatment of otitis media. Am Fam Physician. 2007;76:1650-1656.

Koopman L, Hoes AW, Glasziou PP, Cees L, Appelman L, Burke P, et al. Antibiotic therapy to prevent the development of asymptomatic middle ear effusion in children with acute otitis media: a meta-analysis of individual patient data. Arch Otolaryngol Head Neck Surg. 2008;134:128-132.

Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). Licensure of a 13-Valent Pneumococcal Conjugate Vaccine (PCV13) and Recommendations for Use Among Children. MMWR. 2010 Mar 12;59(09):258-261.

View English Version

Encyclopedia Home
Drug Note Home
Health Information Home

Images

Care Points
    Read More

    Review Date: 4/26/2010

    Review By: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

    The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2010 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

    www.adam.com
    www.mercyweb.org
    follow us online
    facebook youtube


    Contact us
    Home  |  Sitemap

    Disclaimer & Terms of Use  |  Privacy Statement  |  Notice of Privacy Practices
    Copyright ©2013 Mercy. Last modified 2/16/2011