Mercy Hospital & Health Services Contact Us
MyChart
About Mercy
Join Our Team
set font size large set font size medium set font size small
email this page print this page
Health Illustrated Encyclopedia Banner
Health Illustrated Encyclopedia

Disclaimer:
Our Health Information Database is provided by A.D.A.M. the leading provider of electronic and printed information for professionals and consumers in healthcare and industry. It provides authoritative, reliable content written and reviewed by an editorial board who represent a variety of specialty areas. This board reviews and evaluates all healthcare information to ensure it is accurate, reliable, and can be used with complete confidence. And now you have access to the same authoritative, trusted clinical information relied upon by health professionals around the world.
Accidente isquémico transitorio

Definición

Es un episodio en el cual una persona tiene síntomas similares a un accidente cerebrovascular por hasta 1 a 2 horas.

Un accidente isquémico transitorio (AIT) a menudo se considera un signo de advertencia de que se puede presentar un accidente cerebrovascular verdadero en el futuro si no se hace algo para prevenirlo.

Nombres alternativos

Mini derrame cerebral; Ataque isquémico transitorio (AIT); Accidente cerebrovascular pequeño

Causas

Un accidente isquémico transitorio (AIT) es causado por la interrupción temporal del riego sanguíneo a un área del cerebro, lo cual ocasiona una disminución breve y repentina en la función cerebral. (La disminución en la función cerebral se denomina déficit neurológico.)

Un accidente isquémico transitorio es diferente del accidente cerebrovascular. A diferencia de este último, un AIT no provoca la muerte del tejido cerebral. Los síntomas del AIT no duran tanto como un accidente cerebrovascular y no muestran cambios en una tomografía computarizada o en resonancias magnéticas. (Los accidentes cerebrovasculares por lo regular muestran cambios en tales exámenes.)

La pérdida temporal del flujo de sangre al cerebro puede ser causada por:

  • Coágulo de sangre dentro de una arteria del cerebro
  • Coágulo de sangre que viaja hacia el cerebro desde otro sitio del cuerpo (por ejemplo, el corazón)
  • Lesión a los vasos sanguíneos
  • Estrechamiento de un vaso sanguíneo en el cerebro o que lleva al cerebro

Por ejemplo, la interrupción temporal en el flujo sanguíneo podría deberse a un coágulo de sangre que se presenta y luego se disuelve. El bloqueo se rompe rápidamente y se disuelve.

Entre las causas menos comunes de AIT se encuentran:

  • Un ritmo cardíaco irregular llamado fibrilación auricular
  • Ciertos trastornos sanguíneos, incluyendo policitemia, anemia drepanocítica y síndromes en los que la sangre es muy espesa
  • Afecciones que causan problemas con los vasos sanguíneos, como displasia fibromuscular, lupus eritematoso sistémico y sífilis.
  • Inflamación de las arterias, como arteritis, poliarteritis y angiitis granulomatosa
  • Espasmo de las arterias pequeñas en el cerebro

La ateroesclerosis ("endurecimiento de las arterias") es una afección en la que se presentan depósitos adiposos en el revestimiento interno de las arterias, lo que incrementa dramáticamente el riesgo de AIT y de accidente cerebrovascular. Aproximadamente del 80 al 90% de las personas que sufren un accidente cerebrovascular debido a ateroesclerosis tuvieron un episodio de AIT antes.

Otros riesgos para AIT incluyen hipertensión arterial, cardiopatía, jaquecas, tabaquismo, diabetes y edad avanzada.

Síntomas

Los síntomas se inician repentinamente, duran poco tiempo (desde unos pocos minutos hasta 1 a 2 horas) y desaparecen por completo, pero pueden ocurrir de nuevo posteriormente. Los síntomas generalmente ocurren en el mismo lado del cuerpo si más de una parte de éste está comprometida.

Un accidente isquémico transitorio es diferente de un accidente cerebrovascular. Sin embargo, los síntomas del AIT son los mismos que se presentan en el accidente cerebrovascular y comprenden la aparición súbita de:

  • Debilidad muscular de la cara, el brazo o la pierna (por lo regular sólo en un lado del cuerpo)
  • Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo
  • Problemas para hablar o entender a otros que estén hablando
  • Problemas con la vista (visión doble, pérdida de toda o parte de la visión)
  • Cambios en la sensibilidad, comprometiendo el tacto, el dolor, la temperatura, la presión, la audición y el gusto
  • Cambios en la lucidez mental (somnolencia, menor respuesta, inconsciencia, coma)
  • Cambios emocionales, en el estado anímico y la personalidad
  • Confusión o pérdida de memoria
  • Dificultad para deglutir
  • Dificultad para escribir o leer
  • Falta de coordinación y equilibrio, torpeza o problemas para caminar
  • Sensación anormal de movimiento (vértigo) o mareo
  • Falta de control de esfínteres
  • Incapacidad para reconocer o identificar los estímulos sensoriales (agnosia)

Pruebas y exámenes

Los accidentes isquémicos transitorios no muestran cambios cerebrales en tomografías computarizadas o resonancias magnéticas. (La mayoría de los accidentes cerebrovasculares sí muestran cambios en tales exámenes.) El diagnóstico de AIT puede hacerse sólo con base en la historia clínica, ya que los síntomas y signos pueden haber desaparecido por completo cuando uno llega al hospital.

Un examen físico debe incluir una evaluación neurológica, la cual puede ser anormal durante un episodio, pero normal después de que el episodio haya pasado.

La presión arterial puede estar alta. El médico utilizará un estetoscopio para escuchar el corazón y las arterias. Se puede escuchar un ruido anormal llamado soplo al auscultar la arteria carótida en el cuello u otra arteria. Un soplo es causado por un flujo sanguíneo irregular. En algunos casos, se puede observar presión arterial baja antes de que se presenten los síntomas de un AIT.

Se llevan a cabo exámenes para descartar un accidente cerebrovascular u otros trastornos que pueden causar los síntomas.

  • Casi siempre se realiza una tomografía computarizada o resonancia magnética de la cabeza.
  • Se puede hacer una angiografía, una angiografía por tomografía computarizada o una angiografía por resonancia magnética.
  • Se puede realizar una ecocardiografía si el médico piensa que usted puede tener un coágulo de sangre proveniente del corazón.
  • Un dúplex carotídeo (ecografía) puede mostrar si las arterias carótidas en el cuello se han estrechado. Una arteriografía cerebral puede revelar cuáles vasos sanguíneos están bloqueados o sangrando.
  • Se puede hacer una ECG y un monitoreo del ritmo cardíaco para verificar si hay latidos cardíacos irregulares.

Los exámenes y procedimientos adicionales pueden abarcar:

El médico puede utilizar estos exámenes para verificar si hay hipertensión, cardiopatía, diabetes, colesterol alto y vasculopatía periférica.

Tratamiento

El objetivo es prevenir el desarrollo de un accidente cerebrovascular.

Si usted ha tenido un AIT dentro de las últimas 48 horas, probablemente lo hospitalicen para que los médicos puedan determinar la causa y el tratamiento.

Los trastornos subyacentes, incluyendo hipertensión, cardiopatía, diabetes y trastornos sanguíneos, se deben tratar adecuadamente.

Los anticoagulantes, como el ácido acetilsalicílico (aspirin ), se pueden prescribir para reducir la coagulación sanguínea. Otros comprenden: dipiridamol, clopidrogel, Aggrenox o heparina, Coumadin u otros medicamentos similares. El tratamiento puede continuarse por un período de tiempo indefinido.

La cirugía (endarterectomía carotídea) puede ser apropiada para algunas personas que presenten obstrucción de las arterias del cuello.

El cigarrillo se debe suspender.

El médico puede recomendar una dieta baja en grasa y sal. Igualmente, se pueden recomendar otros cambios en la alimentación.

Grupos de apoyo

Pronóstico

Los AIT no causan daño duradero al cerebro.

Sin embargo, son un signo de advertencia de que se puede presentar un accidente cerebrovascular verdadero en el futuro. Más del 10% de las personas que experimentan un AIT tendrán un accidente cerebrovascular dentro de un período de 3 meses. La mitad de estos accidentes cerebrovasculares suceden durante las 48 horas posteriores a un AIT. El accidente cerebrovascular puede ocurrir ese mismo día o en una fecha posterior. Algunas personas presentan únicamente un solo episodio y algunas tienen episodios recurrentes.

Las posibilidades de un accidente cerebrovascular futuro se pueden reducir con un control cuidadoso con el médico para el manejo de los factores de riesgo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones del AIT abarcan:

  • Muerte de las neuronas debido al poco flujo de sangre al cerebro
  • Lesión producto de caídas
  • Accidente cerebrovascular

Cuándo contactar a un profesional médico

El AIT es una emergencia médica. Llame al 911 (en los Estados Unidos) u otro número local de emergencias inmediatamente. No ignore los síntomas sólo porque estos desaparezcan, pues pueden ser una advertencia de un accidente cerebrovascular futuro.

Prevención

La prevención del AIT comprende el control de los factores de riesgo, como la hipertensión arterial, la diabetes, la cardiopatía y otros trastornos asociados. Se debe suspender el consumo de tabaco. Ver: prevención y factores de riesgo de un accidente cerebrovascular.

Referencias

Mosca L, Banka CL, Benjamin EJ, et al. Evidence-Based Guidelines for Cardiovascular Disease Prevention in Women: 2007 Update. Circulation. 2007; Published online before print February 19, 2007.

Goldstein LB. Prevention and management of stroke. In: Libby P, Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, eds. Libby: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 8th ed. Saunders;2007:chap 58.

Easton JD, Saver JL, Albers GW, Alberts MJ, Chaturvedi S, Feldmann E, et al. Definition and evaluation of transient ischemic attack: a scientific statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association Stroke Council; Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia; Council on Cardiovascular Radiology and Intervention; Council on Cardiovascular Nursing; and the Interdisciplinary Council on Peripheral Vascular Disease. Stroke. 2009 Jun;40(6):2276-93.

View English Version

Encyclopedia Home
Drug Note Home
Health Information Home

Images

Care PointsRead More

Review Date: 6/16/2010

Review By: David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc., and Daniel B. Hoch, PhD, MD, Assistant Professor of Neurology, Harvard Medical School, Department of Neurology, Massachusetts General Hospital.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2010 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

www.adam.com
www.mercyweb.org
follow us online
facebook youtube


Contact us
Home  |  Sitemap

Disclaimer & Terms of Use  |  Privacy Statement  |  Notice of Privacy Practices
Copyright ©2013 Mercy. Last modified 2/16/2011