Mercy Hospital & Health Services Contact Us
MyChart
About Mercy
Join Our Team
set font size large set font size medium set font size small
email this page print this page
Health Illustrated Encyclopedia Banner
Health Illustrated Encyclopedia

Disclaimer:
Our Health Information Database is provided by A.D.A.M. the leading provider of electronic and printed information for professionals and consumers in healthcare and industry. It provides authoritative, reliable content written and reviewed by an editorial board who represent a variety of specialty areas. This board reviews and evaluates all healthcare information to ensure it is accurate, reliable, and can be used with complete confidence. And now you have access to the same authoritative, trusted clinical information relied upon by health professionals around the world.
Delirio

Definición

Es una confusión severa y repentina, así como cambios rápidos en la función cerebral, que ocurren con enfermedad física o mental.

Nombres alternativos

Síndrome cerebral agudo; Estado de confusión aguda

Causas, incidencia y factores de riesgo

El delirio es causado con mayor frecuencia por enfermedad física o mental y, por lo general, es temporal y reversible. Muchos trastornos lo causan, incluyendo las afecciones que privan al cerebro de oxígeno o de otras sustancias.

Las causas abarcan:

Síntomas

El delirio implica un cambio rápido entre estados mentales (por ejemplo, de letargo a agitación y luego otra vez a letargo).

Los síntomas abarcan:

  • Cambios en la lucidez mental (más alerta en la mañana, menos alerta en la noche)
  • Cambios en la sensibilidad (sensación) y la percepción
  • Cambios en el nivel de conciencia o conocimiento
  • Cambios en el movimiento (por ejemplo, puede ser de movimiento o hiperactivo)
  • Cambios en los patrones del sueño, somnolencia
  • Confusión (desorientación) en cuanto a tiempo o lugar
  • Disminución en la memoria y recuerdos a corto plazo
    • incapacidad de recordar hechos después de iniciado el delirio (amnesia anterógrada)
    • incapacidad de recordar hechos pasados (amnesia retrógrada)
  • Atención interrumpida o dispersa
    • incapacidad para pensar o comportarse con propósito
    • problemas para concentrarse
  • Pensamiento desorganizado:
    • discurso que no tiene sentido (incoherente)
    • incapacidad para suspender patrones de lenguaje o comportamiento
  • Cambios emocionales o de personalidad
  • Incontinencia
  • Movimientos desencadenados por cambios en el sistema nervioso (inquietud psicomotora)

Signos y exámenes

Los siguientes exámenes pueden arrojar resultados anormales:

  • Un examen del sistema nervioso (evaluación neurológica), incluyendo pruebas de la sensibilidad (sensaciones), pensamiento (función cognitiva) y función motora
  • Estudios neuropsicológicos

También se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes o pruebas:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es controlar o neutralizar la causa de los síntomas y depende de la afección causante del delirio. El diagnóstico y la atención deben tener lugar en un ambiente agradable, cómodo, sin amenazas y físicamente seguro. Es posible que la persona tenga que ser hospitalizada por un corto tiempo.

La suspensión o cambio de los medicamentos que empeoran la confusión o que no son necesarios pueden mejorar considerablemente el funcionamiento cognitivo. Los medicamentos que pueden empeorar la confusión abarcan:

  • Alcohol
  • Analgésicos, especialmente narcóticos como codeína, hidrocodona, morfina u oxicodona
  • Anticolinérgicos
  • Depresores del sistema nervioso central
  • Cimetidina
  • Drogas ilícitas
  • Lidocaína

Los trastornos que contribuyen a la confusión deben ser sometidos a tratamiento. Entre éstos se encuentran:

El tratamiento de trastornos mentales o médicos suele mejorar considerablemente la función cognitiva.

Es posible que se requieran medicamentos para controlar los comportamientos agresivos o agitados. Por lo general se comienzan a administrar en dosis muy bajas y se ajustan en la medida de lo necesario.

Los medicamentos abarcan:

  • Antidepresivos (fluoxetina, citalopram) si se presenta depresión
  • Bloqueadores de dopamina (haloperidol, quetiapina o risperidona que son los que se usan con mayor frecuencia)
  • Sedantes (clonazepam o diazepam) en casos de delirio debido a la abstinencia del alcohol o los sedantes
  • Tiamina

Algunas personas con delirio se pueden beneficiar del uso de audífonos, gafas o cirugía de cataratas.

Otros tratamientos que pueden servir:

  • Modificación de la conducta para controlar comportamientos inaceptables o peligrosos
  • Orientación de la realidad para reducir la desorientación

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

Las afecciones agudas causantes del delirio pueden ocurrir con trastornos crónicos que causan demencia. Los síndromes cerebrales agudos pueden ser reversibles si se trata la causa.

El delirio suele durar sólo alrededor de una semana, aunque se necesitan varias semanas para que la función cognitiva regrese a sus niveles normales. La recuperación total es frecuente.

Complicaciones

  • Pérdida de la capacidad para desempeñarse o cuidar de sí mismo
  • Pérdida de la capacidad para interactuar
  • Progresión a estupor o coma
  • Efectos secundarios de los medicamentos utilizados para tratar el trastorno

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el médico si hay un rápido cambio en el estado mental.

Prevención

El tratamiento de las afecciones que causen delirio puede reducir su riesgo. En pacientes hospitalizados, el hecho de evitar los sedantes, permanecer quieto (inmovilización) y las sondas vesicales, al igual que el uso de programas de orientación en la realidad, reducirán el peligro de delirio en aquellas personas en situación de alto riesgo.

Referencias

Inouye Sk. Delirium and other mental status problems in the older patient. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 26.

View English Version

Encyclopedia Home
Drug Note Home
Health Information Home

Images

Care Points
    Read More

    Review Date: 2/6/2010

    Review By: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; and Luc Jasmin, MD, PhD, Department of Neurolosurgery, Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles, and Department of Anatomy at UCSF, San Francisco, CA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

    The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2010 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

    www.adam.com
    www.mercyweb.org
    follow us online
    facebook youtube


    Contact us
    Home  |  Sitemap

    Disclaimer & Terms of Use  |  Privacy Statement  |  Notice of Privacy Practices
    Copyright ©2013 Mercy. Last modified 2/16/2011