Mercy Hospital & Health Services Contact Us
MyChart
About Mercy
Join Our Team
set font size large set font size medium set font size small
email this page print this page
Health Illustrated Encyclopedia Banner
Health Illustrated Encyclopedia

Disclaimer:
Our Health Information Database is provided by A.D.A.M. the leading provider of electronic and printed information for professionals and consumers in healthcare and industry. It provides authoritative, reliable content written and reviewed by an editorial board who represent a variety of specialty areas. This board reviews and evaluates all healthcare information to ensure it is accurate, reliable, and can be used with complete confidence. And now you have access to the same authoritative, trusted clinical information relied upon by health professionals around the world.
Espasmos del llanto

Definición

Es una pausa involuntaria en la respiración, algunas veces acompañada de pérdida del conocimiento, que generalmente ocurre en respuesta a una situación de enfado o de sorpresa.

Nombres alternativos

Causas

La contención de la respiración se ve en algunos niños normales a los dos meses de vida, pero puede empezar incluso hasta los dos años de edad. Un pequeño número de niños presenta episodios o crisis graves. Por lo general, los episodios cesan cuando el niño llega a la edad de 6 a 8.

Los espasmos del llanto parecen ser una respuesta al miedo, a una confrontación, a un evento traumático (dolor, por ejemplo) o al hecho de ser asustado. La reacción súbita puede hacer que el sistema nervioso disminuya la frecuencia cardíaca o la respiración temporalmente, causando la contención de la respiración y los cambios de color.

Aunque a menudo ocurren con las pataletas, no se cree que los espasmos del llanto sean un acto intencional de rebeldía.

Los espasmos del llanto se pueden dar en familias. Si los padres de un niño tuvieron episodios similares en la infancia, el niño tiene mayor probabilidad de sufrirlos. También se pueden presentar con trastornos genéticos, como el síndrome de Riley-Day y el síndrome de Rett. Los niños con anemia ferropénica también pueden tener aumento de los episodios de contención de la respiración.

Síntomas

  • Coloración azulosa de la piel causada por la falta de oxígeno (cianosis) o pérdida del color de la piel (palidez)
  • Llanto y luego suspensión de la respiración (apnea)
  • Pérdida momentánea del conocimiento o desmayo
  • Movimiento corto similar al de una convulsión (1 a 2 movimientos espasmódicos)

Después de asustarse o enfadarse, el niño puede quedar sin aliento durante un momento, luego exhalar y dejar de respirar. Luego, rápidamente se torna azul (cianótico) y puede tener muchos movimientos espasmódicos parecidos a una crisis epiléptica leve.

El episodio termina con un período breve de pérdida del conocimiento, en el cual se recupera la respiración normal. El color del niño mejora con la primera respiración y el episodio termina. El niño puede repetir este comportamiento varias veces al día o hacerlo sólo en raras ocasiones.

La contención de la respiración puede ser una experiencia alarmante para los padres, quienes pueden pensar que se trata de una crisis epiléptica o incluso un paro cardíaco. Después de que el médico le haya diagnosticado al niño los espasmos del llanto, los padres pueden simplemente esperar a que el episodio termine de manera natural.

Pruebas y exámenes

El médico elaborará la historia clínica y llevará a cabo un examen físico completo para descartar una causa física de esta afección. Se puede llevar a cabo un examen de sangre, debido a una asociación conocida con una deficiencia de hierro.

Algunas veces, a los pacientes se les realiza un examen cardíaco (como un ECG) para garantizar que el corazón no esté comprometido en los episodios. En ocasiones, se puede hacer un EEG, en especial cuando es difícil diferenciar los movimientos similares a una crisis epiléptica (convulsión) del espasmo del llanto de los de una crisis epiléptica real.

Tratamiento

Generalmente, no es necesario ningún tratamiento. Los niños afectados con los espasmos del llanto no presentan epilepsia ni daño cerebral.

El hecho de evitar situaciones que provoquen rabietas puede ayudar a reducir el número de crisis que el niño experimente. Asimismo, colocar una tela fría en la frente del niño durante la crisis puede acortar el episodio.

Los espasmos del llanto que no llevan al niño a quedar inconsciente es mejor ignorarlos, en la misma forma que se ignoran las rabietas. Ver también: rabietas para mayor información respecto a cómo reaccionar frente a los espasmos del llanto.

Si su hijo padece anemia ferropénica, se debe empezar el tratamiento de reposición del hierro.

Cuando se presente una crisis, es bueno asegurarse de que su hijo esté en un lugar seguro donde no se vaya a herir durante una caída o una convulsión breve. Después de la crisis, trate de calmarse y evite prestarle demasiada atención al niño, debido a que esto puede reforzar los comportamientos que llevan a los espasmos del llanto.

Grupos de apoyo

Pronóstico

Los niños afectados superan estos espasmos del llanto con el tiempo hacia la edad de 4 a 8 años. Incluso los niños que tienen una crisis epiléptica (convulsión) después de perder el conocimiento no parecen tener un aumento del riesgo de padecer trastornos convulsivos.

Posibles complicaciones

El mayor riesgo es una lesión, especialmente un traumatismo craneal, debido a una caída durante un episodio o crisis.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si su hijo exhibe comportamientos de contención de la respiración o espasmos del llanto, en especial si este comportamiento es nuevo para él o si el niño hace esto con frecuencia.

Si su hijo deja de respirar o tiene convulsiones por más de un minuto, llame al 911 (en los Estados Unidos) o al número local de emergencias para solicitar ayuda inmediata.

Prevención

No se dispone de medidas preventivas específicas. Si usted sabe que su hijo es propenso a los espasmos del llanto, podría tratar de distraerlo antes de que el comportamiento alcance el punto que clásicamente provoca un episodio o crisis.

Referencias

Dalton R, Boris NW. Disruptive behavioral disorders. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 28.

View English Version

Encyclopedia Home
Drug Note Home
Health Information Home

Images

Care Points
    Read More

    Review Date: 11/2/2009

    Review By: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

    The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2010 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

    www.adam.com
    www.mercyweb.org
    follow us online
    facebook youtube


    Contact us
    Home  |  Sitemap

    Disclaimer & Terms of Use  |  Privacy Statement  |  Notice of Privacy Practices
    Copyright ©2013 Mercy. Last modified 2/16/2011