Mercy Hospital & Health Services Contact Us
MyChart
About Mercy
Join Our Team
set font size large set font size medium set font size small
email this page print this page
Health Illustrated Encyclopedia Banner
Health Illustrated Encyclopedia

Disclaimer:
Our Health Information Database is provided by A.D.A.M. the leading provider of electronic and printed information for professionals and consumers in healthcare and industry. It provides authoritative, reliable content written and reviewed by an editorial board who represent a variety of specialty areas. This board reviews and evaluates all healthcare information to ensure it is accurate, reliable, and can be used with complete confidence. And now you have access to the same authoritative, trusted clinical information relied upon by health professionals around the world.
Retinopatía de la prematuridad

Definición

Es un desarrollo anormal de vasos sanguíneos en la retina del ojo en un bebé prematuro.

Nombres alternativos

Fibroplasia retrolenticular o retrocristaliniana; ROP

Causas, incidencia y factores de riesgo

Los vasos sanguíneos de la retina empiezan a desarrollarse 3 meses después de la concepción y completan su desarrollo en el momento del nacimiento normal. Si un bebé nace muy prematuramente se puede alterar el desarrollo del ojo. Los vasos pueden dejar de crecer o crecen de manera anormal desde la retina dentro del gel normalmente transparente que llena el fondo del ojo. Los vasos son frágiles y pueden tener escapes, causando sangrado en el ojo.

Asimismo, se puede desarrollar tejido cicatricial y desprender la retina de la superficie interior del ojo. En casos graves, esto puede ocasionar pérdida de la visión.

En el pasado, el uso rutinario de oxígeno en exceso para tratar a los bebés prematuros estimulaba el crecimiento vascular anormal. En la actualidad, el oxígeno se puede utilizar y controlar de forma fácil y precisa, de manera que este problema es poco común.

Hoy, el riesgo de desarrollar ROP depende del grado de la prematuridad. En general, el mayor riesgo lo corren los bebés prematuros más pequeños y más enfermos.

Clásicamente, a todos los bebés de menos de 30 semanas de gestación o que pesen menos de 3 libras al nacer se los examina en búsqueda de esta afección. Algunos bebés en alto riesgo que pesen de 3 a 4.5 libras o que nazcan después de 30 semanas también deben ser evaluados.

Además de la prematuridad, otros factores de riesgo pueden abarcar:

  • Paro respiratorio breve (apnea)
  • Cardiopatía
  • Nivel alto de dióxido de carbono (CO2) en la sangre
  • Infección
  • Acidez baja en la sangre (pH)
  • Bajo nivel de oxígeno en la sangre
  • Dificultad para respirar
  • Frecuencia cardíaca baja (bradicardia)
  • Transfusiones

La tasa de retinopatía de la prematuridad en bebés moderadamente prematuros ha disminuido en forma considerable con mejores cuidados en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Sin embargo, irónicamente, esto ha llevado a tasas más altas de supervivencia de bebés muy prematuros que habrían tenido poca oportunidad de sobrevivir en el pasado.

Dado que estos bebés muy prematuros tienen el mayor riesgo de desarrollar este tipo de retinopatía, la afección se puede estar volviendo en realidad más común nuevamente.

Síntomas

Existen cinco etapas de la retinopatía de la prematuridad:

  • Etapa I: hay un crecimiento de vasos sanguíneos levemente anormal.
  • Etapa II: el crecimiento de vasos sanguíneos es moderadamente anormal.
  • Etapa III: el crecimiento de vasos sanguíneos es severamente anormal.
  • Etapa IV: el crecimiento de vasos sanguíneos es severamente anormal y se presenta un desprendimiento parcial de la retina.
  • Etapa V: hay un desprendimiento total de retina.

Los cambios en los vasos sanguíneos no se pueden ver a simple vista. Se necesita un examen para revelar tales problemas.

Al clasificar a un bebé con retinopatía de la prematuridad se puede decir que tiene "enfermedad plus" si la dilatación y tortuosidad de los vasos sanguíneos iguala o excede una fotografía estándar.

Los síntomas de la retinopatía de la prematuridad severa abarcan:

  • Movimientos oculares anormales
  • Estrabismo convergente
  • Miopía severa
  • Pupilas de apariencia blanca (leucocoria)

Signos y exámenes

A los bebés de alto riesgo y aquellos de menos de 30 semanas de gestación o nacidos con un peso de menos de 3 libras se les deben hacer exámenes de la retina.

El primer examen normalmente debe ser de 4 a 9 semanas después del nacimiento, dependiendo de la edad gestational del bebé. A los bebés nacidos a las 27 semanas o después normalmente se les hace el examen cuando tienen 4 semanas de edad. A los bebés nacidos antes normalmente se les hacen los exámenes más tarde.

Las evaluaciones de control se deciden con base en los resultados del primer examen. Los bebés no necesitan otra evaluación si los vasos sanguíneos en ambas retinas han completado el desarrollo normal.

Los padres deben saber qué exámenes oculares de control se necesitan antes de que el bebé salga de la sala de recién nacidos.

Tratamiento

El tratamiento precoz ha mostrado que mejora las posibilidades de que el bebé tenga una visión normal y debe iniciarse a las 72 horas después del examen ocular.

Algunos bebés con "enfermedad plus" necesitan un tratamiento inmediato.

El tratamiento puede incluir crioterapia (congelamiento) para prevenir la diseminación de los vasos sanguíneos anormales.

La terapia con láser (fotocoagulación) se puede emplear para prevenir complicaciones de la retinopatía de la prematuridad avanzada. Dicha terapia impide el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales y se puede llevar a cabo en la sala de recién nacidos, utilizando un equipo portátil. Para que sea efectiva, se tiene que hacer antes de que se presente cicatrización y desprendimiento de la retina.

La cirugía es necesaria si la retina se desprende. Los procedimientos quirúrgicos se continúan para mejorar, pero es posible que no den como resultado una buena visión.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los bebés prematuros con retinopatía de la prematuridad se recupera sin presentar problemas visuales duraderos. Muchos bebés prematuros con problemas ligeros en el crecimiento de vasos sanguíneos en la retina logran que sus vasos retornen a la normalidad sin tratamiento. Se puede esperar que la mayoría de los bebés con retinopatía de la prematuridad leve se recupere por completo.

Aproximadamente 1 de cada 10 bebés con cambios precoces desarrollará una enfermedad de la retina más severa. La retinopatía de la prematuridad severa puede llevar a que se presenten problemas de visión significativos o ceguera. El factor más importante en el pronóstico es la detección y tratamiento tempranos.

Complicaciones

Las complicaciones pueden abarcar miopía severa y ceguera.

La mayoría de los bebés que presenta pérdida severa de la visión relacionada con ROP tienen otras complicaciones de la prematuridad y necesitan un enfoque multidisciplinario para su rehabilitación.

Situaciones que requieren asistencia médica

Prevención

La prevención más efectiva de la retinopatía de la prematuridad es prevenir los partos prematuros. La prevención de otras complicaciones de la prematuridad, como el síndrome de dificultad respiratoria, también puede ayudar a evitar la ROP.

Referencias

Section on Ophthalmology American Academy of Pediatrics, American Academy of Ophthalmology, American Association for Pediatric Ophthalmology and Strabismus. Screening examination of premature infants for retinopathy of prematurity. Pediatrics. 2006 Feb;117(2):572-6.

Early Treatment For Retinopathy Of Prematurity Cooperative Group. Revised indications for the treatment of retinopathy of prematurity: results of the early treatment for retinopathy of prematurity randomized trial. Arch Ophthalmol. 2003 Dec;121(12):1684-94.

International Committee for the Classification of Retinopathy of Prematurity. The International Classification of Retinopathy of Prematurity revisited. Arch Ophthalmol. 2005 Jul;123(7):991-9.

Tasman W. Retinopathy of Prematurity: the life of a lifetime disease. Am J Ophthalmol. Jan 2006; 141(1): 167-74.

Yanoff M, Duker JS, Augsburger JJ, et al. Ophthalmology. 2nd ed. St. Louis, Mo: Mosby; 2004.

View English Version

Encyclopedia Home
Drug Note Home
Health Information Home

Images

Care Points
    Read More

    Review Date: 4/13/2009

    Review By: Paul B. Griggs, MD, Department of Ophthalmology, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

    The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2010 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

    www.adam.com
    www.mercyweb.org
    follow us online
    facebook youtube


    Contact us
    Home  |  Sitemap

    Disclaimer & Terms of Use  |  Privacy Statement  |  Notice of Privacy Practices
    Copyright ©2013 Mercy. Last modified 2/16/2011