Mercy Hospital & Health Services Contact Us
MyChart
About Mercy
Join Our Team
set font size large set font size medium set font size small
email this page print this page
Health Illustrated Encyclopedia Banner
Health Illustrated Encyclopedia

Disclaimer:
Our Health Information Database is provided by A.D.A.M. the leading provider of electronic and printed information for professionals and consumers in healthcare and industry. It provides authoritative, reliable content written and reviewed by an editorial board who represent a variety of specialty areas. This board reviews and evaluates all healthcare information to ensure it is accurate, reliable, and can be used with complete confidence. And now you have access to the same authoritative, trusted clinical information relied upon by health professionals around the world.
Cuidado de los pies en caso de diabetes

Definición

Nombres alternativos

Cuidado de los pies para diabéticos

Información

Si usted sufre diabetes, es más propenso a tener problemas en los pies. La diabetes puede ocasionar daño a los nervios (ver: neuropatía diabética). Esto, a su vez, puede hacer que usted sea menos capaz de percibir una lesión o presión en los pies y es posible que no note dicha lesión hasta que se presente daño o una infección grave.

La diabetes cambia la capacidad del cuerpo para luchar contra las infecciones. El daño a los vasos sanguíneos debido a la diabetes provoca que llegue menos sangre y oxígeno a los pies. Debido a esto, pequeñas llagas o rupturas en la piel pueden convertirse en úlceras cutáneas profundas. Es posible que sea necesaria la amputación de la extremidad afectada cuando dichas úlceras no mejoren, se vuelvan más grandes o se profundicen más dentro de la piel.

Si usted tiene diabetes, debe:

  • Mejorar el control de su azúcar en la sangre
  • Dejar de fumar
  • Hacerse examinar los pies por parte del médico al menos dos veces año y saber si tiene daño del nervio
  • Revisarse y cuidarse los pies todos los días, sobre todo si usted ya sabe que tiene daño de nervios o de vasos sanguíneos o problemas actuales en los pies. Siga las instrucciones que aparecen a continuación.

RUTINA DE CUIDADO DIARIO

Revise los pies todos los días. Inspeccione el empeine, los lados, la planta del pie, los talones y entre los dedos.

Lávese los pies todos los días con agua tibia y jabón suave. Los jabones fuertes pueden dañar la piel.

  • Pruebe la temperatura del agua con los dedos de las manos o los codos antes de sumergir los pies en agua caliente o tibia. Debido a la diabetes, usted posiblemente no pueda sentir si el agua está demasiado caliente y se pueden presentar quemaduras con facilidad.
  • Seque suavemente y por completo los pies, en particular entre los dedos, ya que se pueden desarrollar infecciones en las áreas húmedas.
  • Los pies pueden resecarse y cuartearse, causando posiblemente una infección. Después de bañarse los pies, suavice la piel seca con loción, vaselina, lanolina o aceite. No aplique loción entre los dedos.

Pregúntele al médico si está bien recortarse las uñas. De ser así, pídale que le enseñe la forma más segura de hacerlo. Si las uñas no se recortan en la forma correcta, se puede desarrollar una llaga o úlcera en el pie.

  • Sumerja los pies en agua tibia para ablandar las uñas antes de cortarlas.
  • Corte las uñas en forma recta, ya que las uñas curvas son más propensas a encarnarse.

Evite sentarse con las piernas cruzadas o pararse en una misma posición durante un tiempo prolongado.

Deje de fumar, en caso de hacerlo, debido a que esto disminuye el flujo sanguíneo a los pies.

CONSEJOS SOBRE LOS ZAPATOS Y LOS CALCETINES

Use zapatos en todo momento para proteger los pies de lesiones. De otro modo, si usted tiene problemas de visión y menos capacidad para sentir el dolor, es posible que no note cortaduras o protuberancias menores.

  • Revise el interior de los zapatos en busca de áreas ásperas o pedazos desprendidos que puedan causar presión excesiva o irritación.
  • Cambie o quítese temporalmente los zapatos después de 5 horas de usarlos durante un día. Esto cambia los puntos de presión durante el curso del día.

El tipo de zapatos que use cuando tenga diabetes es importante:

  • Use zapatos cómodos, que ajusten adecuadamente y que tengan espacio suficiente. Nunca compre zapatos que no tengan un ajuste adecuado, esperando que se estiren con el tiempo. El daño al nervio puede impedir que usted sienta la presión proveniente de calzados muy ajustados. Usted tal vez necesite un calzado especial hecho de manera que ajuste a su pie.
  • Use zapatos hechos de lona, cuero o gamuza. No use zapatos hechos de plástico ni otro material que no respire. Tampoco use sandalias de correa.
  • Use zapatos que usted pueda ajustar fácilmente. Deben tener cordones, Velcro o hebillas.
  • No use zapatos que terminen en punta ni abiertos, como tacones altos, chancletas o sandalias.
Los calcetines pueden suministrar una capa extra de protección entre el zapato y el pie.
  • Use calcetines limpios y secos o media pantalón que no se pegue todos los días.
  • NO use medias con costuras que pueden causar puntos de presión.
  • Use calcetines para dormir si siente los pies fríos. En clima frío, use calcetines calientes y limite su exposición al frío para prevenir una quemadura por el frío.

MÁS CONSEJOS ÚTILES

  • NO utilice soluciones antisépticas en los pies, ya que pueden quemar o lesionar la piel.
  • NO aplique compresas calientes ni botellas con agua caliente sobre los pies. Evite igualmente el contacto con el pavimento o con la arena caliente.
  • Quítese los zapatos y los calcetines durante las visitas al médico, como forma de recordar que necesita un examen de los pies.
  • NO se trate los callos y callosidades usted mismo con remedios de venta libre. Solicite una cita con un podólogo para tratar problemas de los pies.
  • Si la obesidad le impide físicamente poder revisarse los pies, solicítele a un familiar, un vecino o una enfermera visitadora que le realice esta importante inspección.

Coméntele de inmediato al médico sobre ulceraciones u otros cambios. Informe de todas las ampollas, contusiones, heridas, ulceraciones o áreas de enrojecimiento.

Referencias

American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes -- 2010. Diabetes Care. 2010;33:S11-S61.

Inzuchhi SE and Sherwin RS. Type 1 diabetes mellitus. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 247.

Inzuchhi SE and Sherwin RS. Type 2 diabetes mellitus. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 248.

View English Version

Encyclopedia Home
Drug Note Home
Health Information Home

Images

Care PointsRead More

    Review Date: 5/23/2010

    Review By: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

    The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2010 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

    www.adam.com
    www.mercyweb.org
    follow us online
    facebook youtube


    Contact us
    Home  |  Sitemap

    Disclaimer & Terms of Use  |  Privacy Statement  |  Notice of Privacy Practices
    Copyright ©2013 Mercy. Last modified 2/16/2011