Mercy Hospital & Health Services Contact Us
MyChart
About Mercy
Join Our Team
set font size large set font size medium set font size small
email this page print this page
Health Illustrated Encyclopedia Banner
Health Illustrated Encyclopedia

Disclaimer:
Our Health Information Database is provided by A.D.A.M. the leading provider of electronic and printed information for professionals and consumers in healthcare and industry. It provides authoritative, reliable content written and reviewed by an editorial board who represent a variety of specialty areas. This board reviews and evaluates all healthcare information to ensure it is accurate, reliable, and can be used with complete confidence. And now you have access to the same authoritative, trusted clinical information relied upon by health professionals around the world.
Obesidad

Definición

Es un término que se utiliza para describir el peso corporal que es mucho mayor de lo saludable. Si usted es obeso, tiene una cantidad mucho mayor de grasa corporal de lo que es saludable o deseable.

Los adultos con un índice de masa corporal (IMC, calculado como peso en kilogramos, dividido por estatura en metros cuadrados) entre 25 y 30 kg/m2 se consideran con sobrepeso.

Los adultos con un IMC superior a 30 kg/m2 se consideran obesos.

Se considera que cualquier persona con más de 45 Kg (100 libras) de sobrepeso o con un IMC superior o igual a 40 kg/m2 padece obesidad mórbida.

Nombres alternativos

Obesidad mórbida; Gordo u obeso

Causas

Consumir más calorías de las que uno quema lleva a que se presente sobrepeso y, a la larga, obesidad. El cuerpo almacena las calorías que no se utilizan como grasa. La obesidad puede ser el resultado de:

  • Comer más de lo que el organismo puede utilizar
  • Consumir demasiado alcohol
  • No hacer suficiente ejercicio

Una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo) puede llevar a un aumento de peso de 5 a 10 libras (2 a 5 kg). Algunos antidepresivos y antipsicóticos también pueden contribuir al aumento de peso y la obesidad. Los factores genéticos tienen algo de parte en el desarrollo de la obesidad. Los hijos de padres obesos tienen 10 veces más probabilidades de ser obesos que los hijos de padres con un peso normal.

Las personas que están en mayor riesgo de obesidad abarcan:

  • Grupos de ingresos bajos
  • Ex fumadores
  • Personas con enfermedad mental crónica
  • Personas con discapacidades
  • Personas con un estilo de vida sedentario

Síntomas

Pruebas y exámenes

El médico realizará un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica, los hábitos alimentarios y la rutina de ejercicios.

Se pueden tomar medidas de pliegues cutáneos para verificar el porcentaje de grasa corporal.

Asimismo, se pueden realizar exámenes de sangre para buscar problemas tiroideos o endocrinos que podrían llevar al aumento de peso.

Tratamiento

El ejercicio regular y una alimentación saludable son cruciales cuando se trata de controlar el peso. Aunque hay muchos programas anunciados para ayudarlo a bajar de peso, el único método comprobado y seguro a largo plazo es quemar más calorías de lo que se consume.

Hacer ejercicio y comer correctamente deben volverse más parte de su rutina como bañarse y cepillarse los dientes. A menos que usted esté convencido de los beneficios, no tendrá éxito.

DIETA

La mayoría de las personas puede bajar de peso consumiendo una alimentación más saludable y haciendo más ejercicio. Incluso la pérdida modesta de peso puede mejorar su salud. Cumplir con un programa de reducción de peso es difícil y usted necesitará mucho apoyo de la familia y los amigos.

Al hacer una dieta, la meta principal debe ser aprender formas nuevas y saludables de comer y hacer que formen parte de la rutina cotidiana. Aprenda a leer las etiquetas nutricionales y los ingredientes de todos los alimentos que usted come.

Trabaje junto con su médico y nutricionista para establecer cálculos de calorías diarias seguros y realistas que le ayuden a bajar de peso mientras permanece saludable. Recuerde que si usted baja kilos de manera lenta y constante, tiene mayor probabilidad de mantener el peso a raya. Su nutricionista puede enseñarle acerca de las opciones de alimentos saludables, tamaños apropiados de las porciones y nuevas maneras de preparar los alimentos.

Se piensa que las dietas extremas (menos de 1,100 calorías por día) no son seguras y no funcionan muy bien.

  • Estos tipos de dietas con frecuencia no contienen vitaminas ni minerales suficientes.
  • Las personas que están a régimen pueden experimentar síntomas como fatiga, sentir frío la mayoría de las veces, pérdida del cabello o vértigo.
  • Hay un riesgo de cálculos biliares, cambios en los períodos menstruales y, en muy pocas ocasiones, ritmos cardíacos peligrosos.
  • La mayoría de las personas que bajan de peso de esta manera vuelven a comer en exceso y resultan obesos de nuevo.

Ver también: edulcorantes

Otros cambios simples en el comportamiento pueden tener un impacto en el éxito de su pérdida de peso:

  • Sólo coma en la mesa. No consuma refrigerios cuando esté viendo televisión, en la cama, mientras esté manejando o al pararse frente al refrigerador abierto.
  • Aprenda acerca de los tamaños apropiados de las porciones.
  • Opte por refrigerios bajos en calorías, como las verduras crudas
  • Aprenda nuevas formas de manejar el estrés en lugar de tomar refrigerios. Los ejemplos pueden ser meditación, yoga o ejercicio.
  • Mantenga un diario del ejercicio y la dieta. Esto le puede ayudar a identificar desencadenantes de la glotonería en su vida
  • Si está deprimido, busque tratamiento médico en lugar de comer en exceso con el fin de ayudar a hacerle frente a la depresión.
  • Encuentre un grupo de apoyo o considere la posibilidad de una psicoterapia que le ayuden a lograr la meta de bajar de peso.

EJERCICIO

Para bajar de peso, usted debe quemar más calorías de las que consume. El ejercicio es una manera importante de hacer esto. Caminar una milla (1.6 km) por día durante 30 días le ayudará a quemar 1 libra (0.5 kg) de grasa, con tal de que usted no coma más de lo habitual.

Si no ha estado activo, empiece lentamente e intensifique el ejercicio durante semanas o incluso meses. Caminar puede ser bueno para comenzar. Consulte con su médico antes de empezar.

Cada semana, aumente la cantidad de tiempo que pasa realizando la actividad. Hágalo con más frecuencia o agregue una segunda actividad. Usted puede aumentar la velocidad o la dificultad de la actividad (por ejemplo, subir colinas).

Todos los adultos deben hacer 2 ½ horas de ejercicio aeróbico cada semana. Espacíe el ejercicio durante la semana. Ejercítese durante al menos 10 minutos a la vez.

Encuentre maneras de aumentar su nivel de actividad cada día.

  • Camine en lugar de conducir. Si tiene que manejar, estaciónese a una distancia de varias cuadras de su destino.
  • Suba escaleras en lugar de usar un ascensor o escalera mecánica.
  • Haga otras actividades de la casa, como cultivar un huerto o jardín.

Además de quemar calorías extras, el ejercicio también:

  • Levantará su estado anímico y le ayudará con la ansiedad
  • Fortalecerá sus huesos
  • Reducirá su probabilidad de tener un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular
  • Le ayudará a manejar la hipertensión arterial y el colesterol

LOS MEDICAMENTOS Y LA FITOTERAPIA

Existen muchos productos dietéticos de venta libre, incluyendo remedios fitoterapéuticos. La mayoría de estos productos no funcionan y algunos pueden ser peligrosos, por lo que se aconseja consultar primero con el médico antes de utilizar alguno.

Algunos fármacos para bajar de peso que requieren receta están disponibles e incluyen orlistat (Xenical) y fentermina (Ionamin, Adipex-P, Fastin). La sibutramina (Meridia) ya no está en el mercado. Pregúntele al médico si dichos medicamentos son apropiados para usted.

Por lo general, usted puede perder entre 5 y 10 libras (2 a 5 kg) tomando estos fármacos. Las personas por lo regular recuperarán el peso cuando dejen de tomar el medicamento, a menos que hayan hecho cambios duraderos en el estilo de vida.

CIRUGÍA

La cirugía para adelgazar se puede hacer para bajar de peso si usted está muy obeso y no ha podido lograrlo con dieta y ejercicio.

La cirugía sola no es la respuesta para bajar de peso. Puede entrenarlo para comer menos, pero usted todavía tiene que realizar la mayor parte del trabajo. Usted aún debe comprometerse a hacer dieta y ejercicio después de la cirugía. Consulte con el médico para saber si ésta es una buena opción para usted.

Las dos cirugías más comunes para bajar de peso son:

  • Cerclaje gástrico laparoscópico: el cirujano coloca una banda alrededor de la parte superior del estómago, creando una pequeña bolsa para contener el alimento. La banda le ayuda a limitar la cantidad de alimento que usted puede comer, haciendo que se sienta satisfecho después de ingerir cantidades pequeñas de alimento.
  • Cirugía de derivación gástrica: le ayuda a bajar de peso cambiando la forma como su estómago e intestino delgado manejan el alimento que usted consume. Después de la cirugía, usted no podrá comer tanto como antes y su cuerpo no absorberá todas calorías y otros nutrientes de los alimentos que usted ingiere.

Usted puede tener complicaciones a raíz de estas cirugías. Un problema que algunas personas tienen es vomitar si comen más de lo que su nuevo y pequeño estómago puede contener.

Grupos de apoyo

A muchas personas les resulta más fácil seguir una dieta y un programa de ejercicios si se unen a un grupo de personas con problemas similares.

Ver: grupos de apoyo para trastornos alimentarios

Pronóstico

Posibles complicaciones

La obesidad es una amenaza considerable para la salud. El peso extra pone tensión sobre todas las partes del cuerpo.

Los problemas médicos que comúnmente resultan de la obesidad sin tratamiento y de la obesidad mórbida abarcan:

La obesidad extrema puede llevar a una disminución gradual en el nivel de oxígeno en la sangre, una afección llamada hipoxemia. La disminución en los niveles de oxígeno en la sangre y la apnea del sueño pueden hacer que una persona se sienta soñolienta durante el día. Estas afecciones también pueden llevar a que se presente hipertensión arterial e hipertensión pulmonar. En casos extremos, sobre todo sin tratamiento, esto puede llevar a una insuficiencia cardíaca en el lado derecho y finalmente a la muerte.

Cuándo contactar a un profesional médico

Programe una cita con su médico si usted o su hijo están obesos o están aumentando de peso a un ritmo sumamente rápido. Recuerde que abordar el problema cuando apenas empieza es mucho más simple que tratar de resolverlo después de que la persona ha aumentado de peso excesivamente.

Prevención

Referencias

Leslie D, Kellogg TA, Ikramuddin S. Bariatric surgery primer for the internist: keys to the surgical consultation. Med Clin North Am. 2007;91:353-381.

Richards WO, Schirmer BD. Morbid Obesity. In: Townsend CM Jr., Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 17.

Gardner CD, Kiazand A, Alhassan S, et al. Comparison of the Atkins, Zone, Ornish, and LEARN diets for change in weight and related risk factors among overweight premenopausal women: the A TO Z Weight Loss Study: a randomized trial. JAMA. 2007;297(9):969-977.

Position of the American Dietetic Association: Weight Management. J Am Diet Assoc. 2009;109:330-346.

Thompson WG, Cook DA, Clark MM, et al. Treatment of obesity. Mayo Clin Proc. 2007;82(1):93-101

Svetke, LP, Stevens VJ, Brantley PJ, et al. Comparison of strategies for sustaining weight loss: the weight loss maintenance randomized controlled trial. JAMA. 2008;299(10):1139-48.

Kaplan LM, Klein S, Boden G, Brenner DA, Gostout CJ, Lavine JE, Popkin BM, Schirmer BD, Seeley RJ, Yanovski SZ, Cominelli F. Report of the American Gastroenterological Association (AGA) Institute Obesity Task Force. Gastroenterology. 2007;132(6):2272-5.

View English Version

Encyclopedia Home
Drug Note Home
Health Information Home

Images

Care PointsRead More

Review Date: 10/12/2010

Review By: A.D.A.M. Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, and David R. Eltz. Previously reviewed by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2010 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

www.adam.com
www.mercyweb.org
follow us online
facebook youtube


Contact us
Home  |  Sitemap

Disclaimer & Terms of Use  |  Privacy Statement  |  Notice of Privacy Practices
Copyright ©2013 Mercy. Last modified 2/16/2011