Mercy Hospital & Health Services Contact Us
MyChart
About Mercy
Join Our Team
set font size large set font size medium set font size small
email this page print this page
Health Illustrated Encyclopedia Banner
Health Illustrated Encyclopedia

Disclaimer:
Our Health Information Database is provided by A.D.A.M. the leading provider of electronic and printed information for professionals and consumers in healthcare and industry. It provides authoritative, reliable content written and reviewed by an editorial board who represent a variety of specialty areas. This board reviews and evaluates all healthcare information to ensure it is accurate, reliable, and can be used with complete confidence. And now you have access to the same authoritative, trusted clinical information relied upon by health professionals around the world.
Diálisis

Definición

Es un método para remover sustancias tóxicas (impurezas o desechos) de la sangre cuando los riñones son incapaces de eliminarlas.

Hay diferentes tipos de diálisis renal. Este artículo se enfoca en la hemodiálisis.

Nombres alternativos

Riñones artificiales; Hemodiálisis; Terapia de reemplazo renal

Descripción

¿QUÉ ES LA HEMODIÁLISIS?

La hemodiálisis funciona extrayendo sangre del cuerpo y haciéndola circular a través de un filtro especial, junto con soluciones. El filtro ayuda a eliminar toxinas. La sangre luego retorna al cuerpo.

La hemodiálisis requiere maneras especiales de ingresar la sangre en los vasos sanguíneos. El acceso se puede necesitar por corto tiempo (temporal) o prolongado (permanente).

El acceso temporal consiste en poner catéteres para diálisis (sondas huecas) dentro de las venas más grandes, por lo regular en el cuello, el tórax o la pierna cerca de la ingle. Se emplean con mayor frecuencia en situaciones de emergencia por períodos de tiempo cortos. Sin embargo, los catéteres llamados tunelizados se pueden usar durante semanas o incluso meses.

El acceso permanente se crea uniendo quirúrgicamente una arteria a una vena, por lo regular en el brazo. Esta vena se engruesa con el tiempo. Para llevar a cabo la diálisis, se extrae sangre y se devuelve a través de la vena. Hay dos métodos para crear este acceso:

  • Una arteria y una vena se conectan directamente a entre sí. Luego, durante un período de meses, estos vasos sanguíneos forman una conexión llamada fístula (fístula arteriovenosa o FAV).
  • También se puede utilizar un puente artificial (injerto arteriovenoso o IAV) para conectar la arteria y la vena. Un injerto arteriovenoso se puede usar para diálisis al cabo de algunas semanas.

Una fístula arteriovenosa tiene una probabilidad más baja de infecciones que un injerto arteriovenoso y por lo regular dura mucho más tiempo antes de que sea necesario reemplazarla.

Durante una sesión de hemodiálisis, se deben introducir una o dos agujas dentro de la fístula o el injerto.

Es importante ceñirse a la dieta y medicamentos que el personal de diálisis y el especialista en el riñón (nefrólogo) recetaron.

DÓNDE HACERSE LA DIÁLISIS

Con mayor frecuencia, la hemodiálisis tiene lugar en un centro especial para diálisis. Los pacientes por lo general se realizan tres tratamientos por semana durante los cuales deben sentarse en una silla por 3 a 4 horas. Muchas personas se sienten cansadas durante varias horas después de la diálisis.

La mayoría de los centros para diálisis atienden a muchas personas y los pacientes que llegan tarde tal vez no puedan recuperar el tiempo.

Debido a que el cuerpo continúa elaborando productos de desecho y emplea líquido extra entre las sesiones de diálisis, usted debe seguir cuidadosamente una dieta para la diálisis renal.

Algunas personas pueden realizar la hemodiálisis en casa, evitando así tener que viajar de un lado para otro hasta un centro para diálisis. La diálisis en el hogar por lo regular se hace usando uno de dos horarios:

  • Tratamientos más cortos (2 a 3 horas) efectuados al menos de 5 a 7 días por semana
  • Tratamientos nocturnos más prolongados efectuados de 3 a 6 noches por semana mientras usted está durmiendo

Los tratamientos de hemodiálisis en el hogar ayudan a mantener la presión arterial más baja. Muchos pacientes ya no necesitan medicamentos para la presión arterial. Los tratamientos nocturnos más prolongados son más efectivos para eliminar los productos de desecho. Se realizan de manera más lenta y son por lo tanto más cómodos para el corazón y el sitio de acceso (FAV o IAV).

Una enfermera experta en diálisis puede entrenar a los pacientes para que realicen este procedimiento en la casa. Los pacientes no tienen que comprar una máquina y les pueden entregar los suministros. El paciente y cualquier cuidador deben aprender a:

  • Manejar el equipo
  • Colocar la aguja en el sitio de acceso
  • Vigilar la máquina y la presión arterial durante el tratamiento
  • Llevar los registros
  • Limpiar la máquina
  • Ordenar los suministros

CUIDADO DEL INJERTO O FÍSTULA

Evite toda presión en el sitio de acceso. Si el injerto o la fístula se coagula, se puede necesitar uno nuevo.

  • No le permita a nadie tomar una lectura de presión arterial en el mismo brazo con el acceso.
  • No use ropa apretada alrededor del sitio de acceso ni en el brazo.
  • Evite ejercer presión sobre el brazo que tiene el acceso mientras duerme.
  • Evite ejercer presión sobre el brazo cuando usted está alzando artículos pesados.
  • No permita que le saquen sangre del brazo.
  • No use cremas ni lociones sobre el sitio de acceso.

Aprenda a palpar el sitio de acceso para detectar el "frémito". Esto indica que el sitio AV todavía está funcionando. Si el frémito desaparece, llame al médico inmediatamente.

No pase por alto ni se salte ninguna sesión de diálisis.

Observe el sitio de acceso después de la diálisis, vigilando si hay hinchazón, infección o sangrado. Llame al médico inmediatamente si usted tiene fiebre u otro signo de infección.

Por qué se realiza el procedimiento

Los riñones funcionan como filtros para la sangre, eliminando los productos de desecho, y también ayudan a:

  • Controlar cuánta agua hay en el cuerpo
  • Mantener el equilibrio de sodio, potasio, fósforo y otros minerales y vitaminas en el cuerpo
  • Garantizar que el pH de la sangre permanezca entre 7.35 y 7.45

La diálisis reemplaza algunas de las funciones cuando los riñones ya no están funcionando. Una acumulación de productos de desecho y otros desequilibrios llevarían a la muerte si la diálisis no llevara a cabo estas funciones.

La diálisis se empieza después de una pérdida gradual del funcionamiento del riñón en pacientes con enfermedad renal crónica. El médico y la enfermera empezarán a hablar con usted sobre la diálisis antes de que la necesite.

La diálisis también se puede emplear cuando los riñones dejan de funcionar repentinamente (lo que también se llama insuficiencia renal aguda). En ocasiones, la diálisis se puede utilizar para eliminar rápidamente drogas o tóxicos del organismo.

Riesgos

Los riesgos inmediatos abarcan:

  • Una pequeña burbuja de aire en la sangre que viaja hasta un vaso sanguíneo en otra parte del cuerpo (embolia aérea)
  • Sangrado del sitio de acceso
  • Calambres
  • Reacción al dializador
  • Desequilibrio de electrolitos
  • Infección
  • Latidos cardíacos irregulares o isquemia
  • Presión arterial baja (hipotensión)
  • Náuseas y vómitos

Después del procedimiento

Antes del procedimiento

Recuperación

Ver: enfermedad renal terminal

Referencias

Tolkoff-Rubin N. Treatment of irreversible renal failure. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Textbook of Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 133.

Mitch WE. Chronic kidney disease. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Textbook of Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 131.

View English Version

Encyclopedia Home
Drug Note Home
Health Information Home

Images

Care Points
    Read More

      Review Date: 8/31/2010

      Review By: Charles Silberberg, DO, Private Practice specializing in Nephrology, Affiliated with New York Medical College, Division of Nephrology, Valhalla, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

      The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2010 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

      www.adam.com
      www.mercyweb.org
      follow us online
      facebook youtube


      Contact us
      Home  |  Sitemap

      Disclaimer & Terms of Use  |  Privacy Statement  |  Notice of Privacy Practices
      Copyright ©2013 Mercy. Last modified 2/16/2011